Posición de partida de la maniobra.-

Imaginemos una situación en la que nos acercamos (es decir, que vamos más deprisa que él) al enemigo desde sus 5 en una típica persecución muy adelantada, es decir con un rumbo de interceptación que nos lleva a apuntar nuestro morro muy por delante del enemigo.

El enemigo nos detecta mirando por encima de su hombro derecho y rompe hacia nosotros, es decir a su derecha, que es la maniobra lógica para evitar tal ataque aprovechando su menor radio de giro al llevar menor velocidad..

¿Qué sucede a continuación?

Pues principalmente que la velocidad relativa de acercamiento entre los dos aviones aumenta drásticamente al ceñir el alemán su viraje hacia nosotros y lo que iba a ser un tiro de pocas Gs y poca corrección se convierte (si seguimos empeñados en dispararle) en un tiro casi imposible, con el enemigo a máximas Gs y con tal ángulo de corrección que tendríamos que empezar a disparar con el avión enemigo oculto por nuestro propio morro, lo cual está al alcance de muy pocos y, en todo caso, permite al alemán improvisar ante nuestra falta de visibilidad.

Ni intentar ceñir el viraje detrás del alemán ni el yo-yo alto son maniobras adecuadas para este supuesto (ver artículo en la sección correspondiente de la web) Y desde luego tampoco parece lógico ceder palanca y no responder a la ceñida del alemán instantáneamente, sólo para lograr la posición idónea para el yo-yo. Sobretodo existiendo otra maniobra mucho más práctica y también, por qué no, mucho más bonita y espectacular: EL TONEL VOLADO DE ATAQUE.



En ella, el atacante pasa por la trayectoria del defensor siempre por delante de éste o, como muy tarde, a la vez debido a la persecución adelantada que llevaba anteriormente.

Pero poco antes el atacante había iniciado la trepada, acompañada del alabeo hacia el enemigo, es decir, justo al contrario que en el yo-yo alto. así las cosas, al estar a medio tonel, el atacante está "panza arriba" y sigue teniendo perfecta visión del defensor debajo suyo, pudiendo así controlar si mantiene su viraje cerrado o intenta escapar, en cuyo caso y gracias también a la ventaja de altura alcanzada gracias a la ventaja de velocidad que traía de la posición de partida, podrá reaccionar rápidamente y contrarrestar la nueva maniobra. Pero sigamos suponiendo que el defensor mantiene el viraje iniciado como rotura defensiva.

Ya en la cúspide de la trepada y con medio tonel ejecutado, se sigue terminando éste mientras se baja el morro para acabar detrás del defensor y aún ocn ventaja de energía frente a éste.

Pero es más, resulta que el atacante, a partir de la posición más alta de la maniobra, puede elegir como atacar al defensor, pues ciñendo fuertemente hacia él podría llegar a una nueva persecución adelantada o ciñendo algo menos descolgarse por detrás y debajo de él en una persecución retrasada en la que la mayor velocidad alcanzada con el picado le permitirá acercarse fácilmente y por debajo para el tiro de gracia.

La maniobra se perfecciona aún más si se acompaña de la presión correspondiente sobre el pedal que necesitemos para no perder de vista al enemigo, y que dependerá de que la maniobra se ejecute totalmente en el plano anterior del defensor, en cuyo caso necesitaremos pedal contrario al sentido del tonel ("el tonel volado de ataque" auténtico y precioso) o bien, si la hemos ejecutado por encima justo del defensor, pedal del sentido del alabeo para ayudar al tonel a ejecutarse más rápido, si vemos que el defensor se nos mete debajo.

Iniciar sesión para comentar