Indice de artículos

 

LA INMORTALIDAD DEL HEROISMO

Las órdenes y medallas son muestras del reconocimiento de los actos heroicos de los soldados del Ejército Rojo y del orgullo de su país. Consiguieron ese orgullo a lo largo de un duro camino recorrido por cada uno de ellos mediante actos heroicos. Cumpliendo con su deber.

Durante la ofensiva en los alrededores de Moscú el Consejo Militar del Frente Occidental condecoró en Nombre del Presidium del Soviet Supremo a más de 300 hombres de la división por su valor y coraje

La primera fase de la contraofensiva del ejército rojo en Moscú concluyó sobre el 15-16 de diciembre. Solo habían pasado diez días desde que nuestras unidades habían iniciado la contraofensiva, pero en ese breve período los nazis sufrieron pérdidas considerables. Solo en la zona del Frente Occidental, donde nuestra división había peleado, el enemigo perdió 319 tanques, 48 coches blindados, 484 cañones, 231 morteros, 659 ametralladoras, 1,093 subfusiles, 3,729 camiones y 440 motocicletas.

Hitler estaba desesperado. Los generales recibieron una fuerte reprimenda. Guderian fue relevado de su puesto de comandante del 2º Ejército de Panzer. El general Hoeppner, Comandante del 3er Grupo Panzer del Grupo de Ejércitos Centro y el Mariscal de Campo Bock, el Comandante del mismo seguirían el mismo destino. Hitler designó para el puesto al Mariscal de Campo Brauchitsch, comandante de las fuerzas terrestres. Pero, no importa quien ocupara cada lugar. La orquesta ya no sonaba como su demente director quería.

[En alusión a la fábula de I.A.Krylov "El cuarteto"]

Reforzando al Frente de Kalinin con dos ejércitos, el GCG se reactivó el frente de Bryansk y preparó el cerco y derrota del enemigo en el oeste.

En la vista de los éxitos grandes de las tropas soviéticas en los flancos del Frente Occidental, los ejércitos del centro de este Frente pasaron a la ofensiva ampliando la zona de operaciones activas.

Sobre 20 de diciembre de 1941, unidades del Ejército Rojo liberaron Volokolamsk. Sobre el flanco izquierdo del Frente Occidental y sobre el flanco derecho del Frente Suroeste la ofensiva continuó las direcciones de Medyn y lo Mtsensk - Bolkhov.

Hay que tener en cuenta, sin embargo, que las tropas soviéticas ya habían perseguido al enemigo durante dos semanas a lo largo de caminos cubiertos de nueve, luchando furiosamente con las tormentas de nieve y las heladas. Y, aunque la ofensiva continuó más despacio de lo previsto, este avance era sin embargo dos o tres veces más rápido que la ofensiva de nazi de, con mejores condiciones climáticas. Los ejércitos de choque alemanes habían avanzado 4- 5 km al día, mientras que nuestras unidades, atacando bajo las más duras condiciones de un invierno sin precedentes, hacían un promedio de 10- 12 km al día. Esto demostraba la mejor eficiencia en el combate y la superioridad moral de las tropas soviéticas respecto con a las enemigas.

Nuestro avance hacia el oeste era una victoria muy importante y una recompensa para el valor y la resistencia de nuestros hombres, para todas sus privaciones y pérdidas. Y esta victoria dio alas a nuestras fuerzas.

Recuerdo nuestras columnas avanzando en la nieve profunda. El 258º Regimiento de Infantería a la cabeza. Al frente de dos de sus compañías los tenientes Galich e Ivanov, condecorados por su participación en los enfrentamientos recientes. Mano a mano con sus compañeros de lucha, los oficiales políticos Zaitsev y Bordyukov junto con otros héroes de la división. Veo sus rostros cansados pero felices. No había fin para el buen humor de los soldados, y el comisario político y yo nunca desperdiciábamos una oportunidad de hablarles en las paradas. Hablábamos de héroes, las luchas pasadas y futuras, de las unidades vecinas y de sus éxitos en el combate.

Antes de 25 de diciembre los soldados de los Frente de Kalinin, Occidental y Bryansk alcanzaron la línea del lago Volgo – Guryevo - Volokolamsk - Lama - Nara - Kaluga - Livny - Ruza donde la resistencia enemiga aumentó y donde peleaban obstinadamente. Nuestros soldados siguieron avanzando sólo en las direcciones de Rzhev y Sukhinichi. Al alcanzar esta línea el flanco de derecho del Frente Occidental había completado su contraofensiva. Los nazis habían sido empujados de 90 a 100 fuera de Moscú. Los enemigo intentos de estabilizar el frente en las inmediaciones de Moscú habían fallado. El peligro que amenazaba la capital por el noroeste ya no estaba.

De acuerdo con el mando nazi, los soldados alemanes perdieron a aproximadamente 90,000 hombres murieron o fueron hechos prisioneros solo en diciembre del 41. El enemigo perdió miles de cañones, morteros, y vehículos así como cientos de tanques y aviones.

Las pérdidas de la ofensiva, incluyendo nuestra división, también eran muy altas. Uno tras otro enterramos a nuestros hombres – tanquistas, infantes, artilleros y exploradores - a lo largo de los caminos. En la despiadada lucha de esos días el capitán Salin, los tenientes Veprev y Babikov instructores políticos Ponomaryov, Kolomiyets, Kurguzov y Markov, asistente instructor Político Chernyshov, Khajayev miembro del ejército rojo y otros muchos soldados sufrieron la muerte de los héroes. Eran combatientes experimentados, obstinados y llenos de energía. Amaban la vida, pero quisieron más a su país y la dieron por él sin titubeos. También perdimos bastante equipo.

Aprovechando la victoria el mando soviético intentó evitar una pausa en la ofensiva y conseguir la desbandada completa del Grupo de Ejércitos Centro. Para esto tuvimos que conseguir nuevas reservas de equipo, armas, munición y comida.

Hitler exigió a su mando "Debiera mantener las defensas con fanatismo, aunque el enemigo les desborde por los flancos...."

Los nazis empezaron a organizar sus defensas sobre las orillas occidentales de los ríos de Lama y Ruza ele 6 de noviembre. Construyeron una red densa de búnkeres, centros de resistencia, trincheras, zanjas de comunicación y refugios con calefacción, colocaron campos de minas y pusieron obstáculos anticarro. Montaron ametralladoras, morteros e cañones en todas las casas. Era una forma bien organizada de defensa. Cada fuerte tenía tanques enterrados en el suelo con infantería y zapadores tras ellos. En cada pueblo había algunas compañías de la infantería y de 5 a 10 cañones y morteros. Los nazis estaban siendo reforzados con unidades llegadas de la retaguardia; se retiraron más cerca de sus bases de aprovisionamiento y no tuvieron escasez de comida.

Nuestros soldados, por otro lado, habían llegado a este punto muy debilitados. Cuando nuestro apoyo logístico se rezagó, experimentamos una escasez de munición, combustible y comida. También necesitábamos refuerzos. Por ello los intentos de las tropas soviéticas por romper las defensas enemigas fracasaron. Del 25 de diciembre de 1941 al 8 de enero de 1942, la ofensiva no alcanzó ningún resultado importante. Con nuestras fuerza disponible éramos incapaces de traspasar las ordenadas defensas enemigas defensas.

Estas circunstancias obligaron a reorganizar nuestras unidades antes de continuar la ofensiva. Había que acercar la retaguardia, suministrar a las unidades y traer la artillería y los refuerzos. De todo esto se ocupaba el EM de la división que a finales de diciembre estaba ubicado en el pueblo de Ivanovo. De nuevo el personal logístico no escatimó esfuerzos para organizar los suministros a pesar de las condiciones sumamente extenuantes. La situación se agravó por el hecho de que, en sus intentos de frustrar nuestra reorganización y evitar la concentración de fuerzas y equipo para la ofensiva, los nazis lanzaban contraataques y ataques de artillería.

La situación más complicada estaba en la primera línea defensiva, en el sector Shcherbinki - Tsaryovo, donde los 258º y 131º Regimientos de Infantería estaban rechazando furiosos ataques de la infantería y los tanques enemigos.

Unidades de choque nazis se las arreglaron para atravesar al pueblo de Tsaryovo, desde donde amenazaban la logística del 258º Regimiento. El Instructor Político Mayor Grigoryev, secretario de la agencia gubernamental del Partido y tres soldados heridos, que acabaron de recibir los primeros auxilios, lideraron a los refuerzos en el contraataque. Ante esta inesperada resistencia los nazis decidieron retirarse a los bosques. Pero tan pronto como llegaron a sus márgenes que hasta entonces parecían desolados, los bosques cobraron vida. El enemigo fue golpeado con granadas y fuego de rifles y subfusiles. Solamente habían pasado cinco minutos y nada más quedaban dos soldados enemigos con vida. Temblando y con las manos en alto se acercaron a nuestros soldados.

Por fin la división recibió refuerzos. Éramos entusiasmados con la moral y el fanatismo que irradiaban. Sin embargo, sabíamos que la moral solamente no era suficiente. Las personas jóvenes tenían que ser armadas y entrenadas. Fueron armados por los hombres de la retaguardia. Nuestro trabajo era enseñarlos a usar las armas que habían recibido de la nación. Y todo eso lo hicimos. A los combatientes jóvenes asignamos a veteranos que les dieron la capacitación práctica en los métodos de lucha en condiciones diversas.

En la Nochevieja (1942) recibimos la visita de una delegación de trabajadores del distrito de Mytishchi (región de Moscú). Trajeron regalos para nuestros soldados y oficiales. Los regalos llenaron de júbilo los corazones de nuestros hombres, porque evocadores de la calidez del hogar. Aliviaron la tensión, y nuestros hombres parecieron olvidarse de la lucha y las noches sin dormir por unos momentos. Recibieron cada regalo con honda emoción y con admiración. Me hizo sentir que nuestro país les había enviado estos estupendos obsequios de año nuevo como una muestra de gratitud para sus actos heroicos.

Nuestros visitantes nos hablaron sobre su vida y el trabajo en las empresas industriales, granjas colectivas y oficinas; nuestros hombres les contaron como habíamos peleado en los ríos de Istra y Ruza.

Como despedida nuestros soldados y oficiales leyeron una carta que habían escrito a los trabajadores de distrito de Mytishchi en el que prometieron no escatimar ningún esfuerzo para derrotar al enemigo. Todo el mundo se puso de pie y cantó La Internacional. Los sones imponentes vagaron sobre los campos y bosques como una severa advertencia para el enemigo de que la hora de ajuste de cuentas había llegado.

Mientras nuestros soldados del flanco derecho del Frente Occidental todavía estaban librando luchas prolongadas sobre los ríos Lama y Ruza a principios de enero de 1942, la ofensiva en el centro y sobre el flanco izquierdo del Frente continuó en las direcciones de Mozhaisk, Medyn, Yukhnov y Kirov. Explotando el éxito en estas direcciones, los soldados de los 20º y 16º Ejércitos rompieron las defensas enemigas en torno al 15-20 de enero y comenzaron la persecución de los nazis.

A principios de 1942 la fuerza principal del Grupo de Ejércitos Centro estaba en una situación muy precaria. A pesar de su delicada situación el mando de nazi exigió que continuaran su resistencia porque una nueva retirada podría ser catastrófica. En su orden del 3 de enero de 1942, Hitler dijo: "Resistan hasta el último hombre y mantenga cada localidad habitada. Si le ordenan retirarse, redúzcalo todo a cenizas”

Continuando la ofensiva exitosa en los alrededores de Moscú el alto mando supremo soviético decidió llevar las operaciones ofensivas simultáneamente cerca de Leningrado, en los Donbas y los otros sectores del frente delantero soviético - alemán.

Para explotar el éxito de la ofensiva contra los ejércitos nazis, el CGC reforzó a los soldados de los Frente de Kalinin y Occidental con tropas de los Frentes del Noroeste y de Bryansk. El frente de la ofensiva se amplió.

En enero las tropas soviéticas avanzaron 60- 150 km e infligieron fuertes pérdidas a los nazis. Muchas unidades del Ejército Rojo exhibieron grandes ejemplos de valor, resistencia y habilidad para el combate. Entre ellos divisiones de los Cuerpos Populares de Voluntarios de Moscú - la 18ª División de Infantería del distrito de Leningrado, la 110ª División del distrito de Kuíbishev, la 113ª División del distrito de Frunze y la 17ª División del distrito de Moskvoretsky.

Los pueblos y ciudades de los alrededores de Moscú estaban ahora detrás de nosotros. En cooperación con los soldados de los frentes de Kalinin y Bryansk la fuerza principal del Frente Occidental había liberado región de Moscú y antes de mediados de enero llevado su ofensiva hasta Kalinin, Smolensk y otras regiones, amenazando a los soldados enemigos en el norte y el sur, en las áreas de Vyazma y lo Rzhev.

Log in to comment