Indice de artículos

 

Moscú en peligro





En defensa de la capital

Los momentos iniciales de la Gran Guerra Patria contra los invasores nazis se caracterizaron por los reveses temporales del Ejército Rojo. Bajo la presión de fuerzas enemigas superiores las tropas soviéticas sufrieron grandes pérdidas y se tuvieron que retirar. Todos los esfuerzos de nuestro pueblo, liderados por el Partido Comunista se dirigían a contrarrestar las ventajas temporales del enemigo, reforzando el poder militar de la Unión Soviética y preparando el camino para que el Ejército Rojo asumiera la ofensiva.

A la llamada del partido, cientos de miles de ciudadanos soviéticos se alistaron en las Fuerzas Armadas. En las áreas del frente, la población local organizó batallones de destructores y formó divisiones del Cuerpo de Voluntarios del Pueblo. Las llamas de la guerra partisana ardieron en la retaguardia enemiga.

La intención declarada de Hitler era derrotar a la URSS antes del invierno, pero sus planes fueron claramente frustrados. Como resultado de los prodigiosos esfuerzos de organización del Partido Comunista, nuestro país pasó a ser en poco tiempo un único campo de batalla. Todo el país – el frente y la retaguardia, el ejército y el pueblo – reunido bajo el slogans del partido: “Todo para el Frente, todo por la Victoria” y “Muerte a los invasores Germanos”

En las operaciones defensivas de Julio-Septiembre de 1941 el Ejercito Rojo infligió considerables pérdidas a las tropas nazis en todas las direcciones estratégicas, limitó su potencial ofensivo y se reforzó con nuevas divisiones.

Para el otoño de 1941 el éxito enemigo en alcanzar las cercanías de Moscú fueron a costa de graves pérdidas en hombres y equipo. El mando nazi le dio suma importancia a la captura de Moscú. Sabia que mientras Moscú permanecía siendo el centro de inspiración y organización de la lucha del pueblo soviético, Alemania no podría obtener una decisiva victoria. el primer intento de alcanzar Moscú en el verano de 1941 falló.

Un monstruoso plan para destruir Moscú fue elaborado en una conferencia con el General Bock, comandante del Grupo de Ejercito Centro en la ciudad bielorrusa de Borisov donde Hitler llegó el 4 de agosto de 1941. Fabian von Schlabrendorf, ayudante de campo del jefe de operaciones del estado mayor de Bock recuerda una conversación entre Hitler y Bock. El escribió “Htiler discutió su plan para la captura de Moscú. Ni un solo soldado alemán debía entrar en la ciudad. Moscú debía ser rodeada y ningún soldado o civil debía poder escapar. Se tomarían medidas para inundar Moscú y sus alrededores. El territorio de Moscú se convertiría en un gran lago que ocultaría la capital de Rusia para siempre.

Mas tarde este plan fue reemplazado por otro que, en esencia, consistía en arrasar Moscú mediante miles de toneladas de proyectiles y bombas. A la vez, el plan rechazaba cualquier posible rendición de las tropas o la población.

Tras el fracaso del primer intento el mando nazi inició los preparativos de una nueva ofensiva contra Moscú con el nombre clave Tifón. Los alemanes concentraron en los alrededores de Moscú casi la mitad de sus fuerzas y material disponible en el frente de Este. 75 divisiones, incluyendo 14 divisiones Panzer y 8 divisiones motorizadas y casi 1.000 aviones tomarían parte en la acción.

Desde el comienzo de la guerra el Partido Comunista y el Gobierno Soviético miraban al oeste (Moscú) como el principal objetivo y empezaron a acumular tropas y material para la derrota de las tropas nazis cerca de Moscú. Para finales de septiembre los Frente Occidental, de Bryansk y el de Reserva contaban con el 40 % de todo el personal y artillería del Ejército Rojo, así como el 35 % de todos los tanques y aviación. Muchos nuevos regimientos de artillería, brigadas de tanques y compañías de lanzallamas que se estaban formando en la retaguardia fueron enviadas allí. Aún así, al comienzo de la ofensiva enemiga, nuestras tropas operando en sentido al Oeste eran inferiores al enemigo en número y armamento.

Pero había un aspecto en que las tropas soviéticas eran superiores a cualquier otro ejército en el mundo: iban a la batalla con tan gran amor a la Patria y tanto odio por el enemigo que no podían ser sobrepasados por ningún monstruo armado. Ellos estaban defendiendo Moscú, el corazón de Rusia, una ciudad que personificaba las esperanzas y las aspiraciones de la gente que luchaba por la libertad en todo el mundo. La moral de los soldados y los mandos era alta y reforzada por por toda la gente soviética. En las cartas hacia el frente el pueblo soviético expresaba su fe en la victoria en Moscú.

Los hombres fueron ayudados por cientos de miles de habitantes de Moscú y de su región que construyeron líneas defensivas. El país entero se levantó en defensa de la capital.

El 30 de Septiembre las fuerzas desplegadas para la Operación Tifón empezaron a moverse: El 2º Grupo Panzer (Mas tarde sería el 2º Ejército Panzer de Guderian) y el 2º Ejército asumieron la ofensiva contra el frente de Bryansk, dos días mas tarde, el 2 de Octubre, las fuerzas del Grupo de Ejércitos Centro (9º y 4º ejércitos y 3º y 4º Grupos Panzer) golpearon contra las tropas del Frente Occidental y de Reserva en la dirección centro. La intención del enemigo era cercar a las tropas en el área de Vyazma por sus fuerzas de choque y luego atacar Moscú con el resto.

Con la proximidad del frente a Moscú los aviones enemigos se hicieron mas activos y durante Octubre hicieron mas de 2.000 salidas.

Tomando ventaja con su superioridad numérica, especialmente en blindados (había 2000 tanques enemigos contra 824 soviéticos) las tropas nazis avanzaron.

Hitler prometió a las tropas que era la batalla final y decisiva. De la misma forma ,Goebbles proclamó a todo el mundo que en el segundo día de ofensiva el Ejército Rojo seria derrotado y nunca mas se recuperaría, mientras que el 9 de Octubre, el feje de prensa Doctor Otto Dietrich anunciaba en la radio que el final de la guerra estaba próximo.

Sin embargo, se precipitaron. Ciertamente, Moscú estaba en peligro, y eso fue lo que el Partido Comunista dijo a la gente. La gente respondió a la llamada del Partido y preparó la resistencia. Aquellos fueron días duros. Grandes masas enemigas de blindados, aviones, infantería y artillería penetraron en la dirección de ataque principal en las defensas soviéticas. Las tropas de los frentes Occidental y de Bryansk que operaban en el área de Vyazma tuvieron que pelear en duras batallas de cerco.

A pesar de las tremendas bajas- algunos días en los sectores del Frente Occidental los alemanes sufrían entre 10.000 y 13.000 bajas, entre muertos y heridos- el enemigo capturó Orel el 8 de Octubre, Bryans el 12 y Vyazma el 13.

Los Alemanes estaban cerca de Mozhaisk. El 14 de octubre tropas motorizadas alemanas capturaban Kalinin.

El 19 de Octubre en Moscu se declaró el estado de sitio. Las tropas del Frente Occidental, que el 10 de Octubre fueron puestas bajo las órdenes del General Gregori Zhukov recibieron el encargo de defender Moscú.

Moscú se convirtió en la línea del frente y el arsenal del Frente del Oeste. Durante esos días de peligro se mostraron los esfuerzos del pueblo soviético contra los invasores nazis. Todas las industrias trabajaron 24 horas al día. Cada ciudadano soviético sabía que defender Moscú era la victoria.

En el frente había muchos huecos sin protección . Los refuerzos eran esenciales. En el curso de cinco días 25 ser formaron 25 compañías y batallones bajo la supervisión del Comité Ciudadano de Moscú del Partido Comunista para el 16 de Octubre, con la ayuda de los obreros industriales de Moscú estas unidades fueron equipadas con armas ligeras y otro material.

Los batallones de trabajadores incluían muchos Moscovitas que habían servido en el Ejército, conocedores del oficio de la guerra y que jugaron un papel importante en formar y entrenar a estas unidades. Por ejemplo, sobre el 60% del personal del batallón combinado de los distritos Oktyabrsky y Tagansky fueron anteriormente militares con experiencia de combate.

Algunos de estos batallones formaron defensas en las inmediaciones de Moscú, otros se enfrentaron al enemigo por donde penetraba. Así, el Batallón del Distrito Kievsky fue enviado a Volokolamsk donde combatió con valor junto a unidades regulares del 16º Ejército. Mas tarde, los batallones de trabajadores se unieron en divisiones que reforzaron al Ejército Soviético.

Todas las fuerzas disponibles se enviaron a la defensa de Moscú. Representantes de todas las nacionalidades soviéticas tomaron parte en esta gran batalla movidos por el patriótico sentimiento de salvar la capital.

Compañías de estudiantes de las academias militares, regimientos de reservistas y trabajadores se pusieron en acción. Los trenes traían tropas a Moscú desde Siberia y el Lejano Oriente.

Todas estas medidas contribuyeron a mejorar la resistencia contra el enemigo.

Octubre estaba cercano a su fin pero Moscú seguía sin ser conquistada. Sin embargo Hitler esperaba una nueva “ofensiva general”

Como villa tras villa y casa tras casa en las proximidades de Moscú estaba en humo y llamas, el mando nazi continuamente redesplegaba sus fuerzas y traía nuevas reservas desde Alemania y la Europa Ocupada para preparar lo que esperaban fuera el golpe final: un amplio movimiento envolvente alrededor de Moscú y derrotar a las tropas del Frente Occidental con poderosos grupos avanzando desde el Norte y el Sur desde el área de Volokolamsk y el Sur de Tula. Para alcanzar esto los nazis concentraron cerca de Moscú 51 divisiones (13 acorazadas, 31 de infantería y 7 motorizadas) en el aire eran ayudados por la 2ª Fuerza Aérea. Las tropas alemanas ocuparon ventajosas posiciones de asalto con las fuerzas de choque acorazadas en los flancos.

Como resultado del despliegue y los refuerzos el mando nazi tenía una considerable superioridad en blindados y artillería. Por ejemplo, en dirección a Volokolamsk-Klin nuestro 30º Ejército con sus 20 tanques y 210 cañones y morteros tenía enfrente casi 300 tanques enemigos y 910 cañones y morteros. Por simple aritmética, el enemigo les superaba claramente en blindados y tenía un 4:1 en artillería.

En la dirección Istra-Solnechnogorsk el enemigo concentró contra los 150 tanques y 767 cañones y morteros de nuestro 16º Ejército 400 tanques y 1.030 cañones y morteros. En dirección a Tula-Kashira los nazis tenía 400 tanques y 810 cañones y morteros.

Nuestras tropas del Frente Occidental con tremenda desventaja y prodigiosos esfuerzos tenía que rechazar al enemigo y darle un cambio a la situación.

Para la ofensiva de Noviembre el mando nazi formó dos grupos. Uno de ellos, consistente en el 3er y 4º Grupo Panzer bajo los generales Goth an Hüpner y parte del 9º Ejército (siete divisiones acorazadas, tres motorizadas y tres de infantería) se desplegó en el área de Volokolamsk y al norte, hasta la Presa de Moscú. Tenia la tarea de lanzar el principal ataque contra Moscú desde el Noroeste a la vez que rodeaba con parte de sus fuerzas Dmitrov y Zagorsk. La tarea del otro grupo, el 2º Ejército Panzer de Guderian (cuatro divisiones panzer, tres motorizadas y cinco divisiones de infantería, una brigada de infantería y un regimiento motorizado) era romper hacia el área de Tula a Kashira y Serpukhov y, dirigiendo parte de sus fuerzas a Kolomna, enlazar con el 3º y 4º Grupos Panzer y completar el cerco de Moscú al este de la ciudad.

El 4º ejército Alemán (18 divisiones de infantería, dos panzer, una motorizadas y una división de seguridad) tenía que lanzar un poderoso ataque de flanqueo desde el área de Ruza y noreste de Maloyaroslavets en dirección a Odintsovo, cercar y limpiar a los ejército del Frente Occidental que aguantaban las defensas al oeste de Moscú.

Los flancos del Grupo de Ejércitos Centro se encargaría de la ofensiva contra Moscú: el 9º Ejército (13 divisiones de infantería y una brigada de caballería) por la línea de Selizharovo-Kalinin y el 2º Ejército (seis divisiones de infantería, una Panzer, una motorizadas y una división de seguridad) atacando en dirección de Yelets y luego al este, alcanzando el Río Don.

En esos duros días la línea del frente al Oeste de Moscú pasaba por Ostashkov, Selizharovo, Kalinin, Novo-Petrovskoye, Naro-Fominsk, Este de Serpukhov, Tula y su parte Sur.

La capital vivía la vida de una ciudad asediada. Frecuente alertas aérea y noches sin dormir agotaban a la ya extenuada gente. La comida fue racionada y el combustible escaseaba. Diecisiete distritos de la Región de Moscú estaban ocupados completamente por el enemigo y tres en parte.

En estas circunstancias los moscovitas celebraron el 24º aniversario de la Gran Revolución Socialista de Octubre. En la víspera del 7 de Noviembre del 41 las tropas nazis estaban a 70-80 kms de Moscú. Ojeo los periódicos, descoloridos, mudos testigos de aquellos días. No hay confusión en ellos, pero minimizan las noticias. No, no hay pánico en nuestras filas. En vano Hitler espera pasar revista a las tropas en la Plaza Roja el 7 de noviembre. Las tropas del Ejército Rojo firmemente desfilan por la plaza. Las caras de los combatientes que desfilan ante el mausoleo de Lenin muestran una voluntad inflexible. Juran ante Lenin que resistirán y ganarán, sea cual sea la dureza de la prueba. Las tropas que toman parte del desfile irán directamente al frente desde la Plaza Roja. Todo el país lee en el periódico la noticia del desfile con gran emoción. Los moscovitas que habían sido evacuados de la ciudad se conmueven con esa noticia. Antes de la guerra Moscú tenía 4,5 millones de habitantes. En Noviembre de 1941 solo hay 2,5 millones. Cerca del 45 % de la población ha sido evacuada o ha ido al frente.

El número de Comunistas y Konsomoles se ha reducido considerablemente porque la mayoría ha ido al frente. A pesar de todo, la organización del Partido en Moscú ha hecho un gran trabajo movilizando las fuerzas y recursos para la lucha contra el enemigo que se dirige a conquistar Moscú y mantiene el orden en la ciudad. Bajo su liderazgo las industrias de la ciudad se lanzan a producir para el esfuerzo de guerra especialmente en la producción de armas y municiones.

En Noviembre las fábricas de Moscú suministran al Frente Occidental los primero centenares de subfusiles. En Octubre y Noviembre los talleres de la ciudad reparan 2,.250 vehículos de motor y 45 tanques mas de los planeados y aún hacen mas en Diciembre.

El 97 % de las armas y municiones del ejército se produjeron en industrias locales.

Para asegurar el tráfico ferroviario los trabajadores del ferrocarril construyeron trenes blindados. Asi, los trabajadores de la estación Podmoskovnaya construyeron un tren blindado bautizado como Commissar Lestev en memoria de D.A. Lestev, jefe del departamento político del Frente Occidental que había muerto en la lucha, cerca de Moscú.

Los moscovitas respondieron entusiasmados a la petición del Partido de unirse al Cuerpo de Voluntarios del Pueblo; en Noviembre de 1941 los destacamentos formados principalmente por obreros industriales tenían 160.000 hombres.

El Cuerpo de Voluntarios del Pueblo reunía hombres y mujeres de todos los oficios y edades. Comunistas y gente no afiliada al partido se unieron en un único sagrado fin: la lucha por la libertad de la patria.

Casi 1000 obreros industriales y de oficinas se unieron al Cuerpo de Voluntarios del Pueblo en la Fábrica de Bombillasde Moscú. Gribakin, un empleado de 55 años solicitó alistarse al comité del Partido. Cuando se le preguntó si no sería demasiado duro para él, Gribakin contestó:

¿y qué? ¿Acaso no puedo alistarme? Yo siempre he estado con el pueblo y no puedo abandonarlo ahora. Los mayores todavía podemos hacer algo por el país.

Todos los trabajadores de la familia Kukushkin: el padre (Comunista) y dos hijos (el tercero ya estaba en el Ejército) se unieron al Cuerpo de Voluntarios del Pueblo.

“Iremos también” dijo el viejo trabajador “Toda la familia irá, toda la factoría, todo el país”

Iván Grichenko, un trabajador de la Primera Empresa Nacional de Rodamientos y veterano de la Guerra Civil se dirigió en un escrito al comité del Partido. Era breve pero se le veía la fe en la victoria “Por favor, alisteme en el Cuerpo de Voluntarios de Pueblo” escribió “No volverá sin la victoria”

Los habitantes de ciudades cerca de Moscú actuaron de forma similar. Un coraje excepcional se mostró por aquellos que tomaron parte en la heroica defensa de Tula. Durante el periodo de lucha, la cuidad de metalúrgicos mostró gran fortaleza y ganas de victoria. La defensa de Tula finalizó en Octubre y jugó un importante papel en la estabilización del flanco izquierdo del Frente Occidental.

Al principio de la Ofensiva alemana de noviembre en Moscú las tropas del Frente Occidental mantuvieron la siguiente línea defensiva: el 30º Ejército (hasta el 17 de Noviembre del 41 estaba en el Frente de Kalinin) y el 16º Ejército en la linea Poddubye-Presa del Volga-Novo-Petrovskoye

En el flanco derecho, el 5º, 33º y 43º Ejércitos desde Novo-Petrovskoye hasta el Norte de Serpukhov en el sector central, el 49º y el 50º desde Serpukhov por Alexin a Dedilov, y sur de Tula, en el flanco izquierdo.

Las reservas del GCC (Gran Cuartel General) eran: 1º Ejército de Choque en las áreas de Dmtrov y Zagorsk, el 20º Ejército en el área de Khimki y el 10º Ejército en el sur de Ryazan.

Log in to comment