Indice de artículos


Buena cohesión con sus compañeros en caza Libre

El nivel elevado de entrenamiento de los pilotos del JG 52 fue determinante para obtener los resultados que fueron los de Hartmann. Su éxito en caza libre se explica en gran parte por la buena cohesión de sus parejas líder-punto y de la buena coordinación de sus acciones. La prueba del ejemplo contrario: cuando a finales de la guerra, Hartmann tiene de punto al Comandante G. Kapito, transferido recientemente de la aviación de bombardeo sin haber acabado su formación de caza, la patrulla se deshizo a partir de las primeras maniobras, el 1º marzo de 1945. Kapito se distanció, recibió el fuego de un aparato identificado como "Airacobra" y tuvo que abandonar su avión en paracaídas. Pero el avión soviético a su vez fue atacado por Hartmann que le derribó. Kapito dice haber visto al enemigo expulsado de la cabina en el momento del impacto, y muerto en el acto.

En el fuselaje de ese avión había 25 estrellas. El "Messerschrnitt" que acababa de derribar fue su 26ª y última victoria. El historiador checo Kolewski se basa en las memorias de los mecánicos del I.JG52 a quienes Hartmann mandó a partir de febrero de 1945, para concluir que su víctima del 1 de marzo de 1945 fue el Capitán S.I. Lazarev, del 728º Regimiento de caza, de la 256ª División. No lejos de la ciudad de Brenzlau, los alemanes descubrieron los restos de un Yak (y no de un "Cobra" como lo habían identificado erróneamente los pilotos alemanes) con el cono de la hélice pintado de rojo y tres hileras de estrellas sobre el costado. Según documentos oficiales soviéticos, Lazarez contaba en el momento de su fallecimiento, 22 victorias individuales y tres colectivas.

Los jóvenes pilotos soviéticos, presas fáciles

La mayoría de las veces, las víctimas de los ases alemanes eran los jóvenes pilotos soviéticos, insuficientemente adiestrados. El aumento de los efectivos de la aviación soviética durante la segunda mitad de la guerra hizo necesario el envío al frente de miles de aviadores, aunque el estado no disponía de los medios necesarios para instruirlos convenientemente. Hasta disponiendo de aviones modernos y bien armados, aquellos novatos que quedaban retrasados de su formación, corrían un gran riesgo de ser derribados en poco tiempo. Los ases alemanes como Hartmann lo sabían muy bien, e intentaban centrarse en este tipo de presas, para probar suerte sin grandes riesgos y retirarse rápidamente.

Cuando las necesidades fueron importantes, particularmente en el momento de ofensivas importantes, la VVS fue forzada a llevar al combate a pilotos reservistas inexpertos, o a alumnos en curso de formación. Estos constituyeron muchas presas fáciles para la Luftwaffe. Por otra parte, muchos aviones de caza soviéticos, hasta al fin de la guerra, no tuvieron radio. A menudo, sólo el líder disponía de un emisor-receptor de radio, teniendo los pilotos a su mando sólo un receptor; la ausencia de enlace por radio constituía un handicap considerable; esto obligaba particularmente a los pilotos afectados a volar bien agrupados en formaciones poco maniobrables.

La caza soviética fue privada de forzar el combate.

Además, la aviación de caza soviética, incluso en la fase final de la guerra, raramente ejecutó misiones ofensivas. Su papel fue, la mayoría de las veces, limitarse a dar protección aérea a un sector del frente y a la escolta de las unidades de ataque a tierra. Durante las misiones de escolta, los pilotos de caza no tenían permitido abandonar la formación, incluso ni para perseguir un enemigo.. Su función era mantener la caza enemiga a distancia. Los "Halcones de Stalin" fueron muy raramente autorizados a practicar misiones de caza libre sobre las principales rutas aéreas de la aviación, y a atacar los aeródromos alemanes en muy pocas ocasiones.

Esto vuelve a decir que, a pesar de su inferioridad numérica, la aviación alemana estuvo colocada raramente en una situación insoluble. Los ases alemanes, podían sacar provecho de todas las ocasiones que se les ofrecían. Hay que aquí rendir homenaje al tesón de Hartmann, y a su aptitud que analiza muy rápido una situación para atacar sólo si le estaba favorable.

Un avión derribado, cinco victorias reivindicadas

Él está seguro que con el olfato del buen cazador, Hartmann supo sacar provecho perfectamente de ciertos procedimientos cuajados de la aviación soviética, y que sabía sorprender, como todo buen cazador, no haciendo como todo el mundo. Pero él velaba por su seguridad personal. Así, entre sus victorias, como contamos pocos bombarderos (Pe-2 y "Boston ") y casi no de " Shturmovik" biplazas. Esto puede explicarse por su deseo de no tomar riesgos porque, cuando se ataca un avión defendido por uno o varios ametralladores, nos exponen a ser tocados antes de haber alcanzado en posición de tiro favorable.

El estudio por sondeo de un cierto número de combates del "experto" hacia el fin de la guerra permite comprobar que la mayoría de sus victorias no son confirmadas por los archivos soviéticos. En ciertos casos, después de haber destruido efectivamente un avión enemigo, Hartmann reivindicaba tres, incluso cinco "bolcheviques al suelo". Sus éxitos reales pueden ser evaluados así á 70 o80 aviones soviéticos abatidos (casi el personal de ¡dos regimientos enteros!) lo que es mucho a pesar de todo. En estos combates, él mismo Hartmann perdió, a causa de su adversario o por accidente, de 10 a 12 "Messerschmitt". No es pues falso afirmar que los resultados famosos de los "expertos" del JG 52, G. Barkhorn y G. Rall, fueron en realidad superiores, aunque ni uno ni otro haya obtenido los "diamantes" sobre su Cruz de caballero como Hartmann. Ya que la credibilidad de los informes de Hartmann es más baja que la de la media de los pilotos alemanes. Esto puede explicarse por la dificultad, o incluso la imposibilidad, de conocer la suerte real del avión atacado sobre las zonas soviéticas donde Hartmann se adentraba a menudo (pero de otros "Experten" siguieron este ejemplo) En estos casos, la confirmación de la victoria se reducía al posible testimonio de un compañero.

Hay también un hecho de que la veracidad de los informes de los Alemanes era claramente más elevada en 1941-1942 que en 1944-1945, cuando Hartmann adquirió la mayoría de sus victorias; por ejemplo, sobre las 33 víctimas de W. Mölders sobre el frente Este en 1941 de,.20 aproximadamente pueden definirse en los archivos soviéticos. Por el contrario, hacia el final de la guerra, la propaganda alemana necesitaba sobre todo héroes sobrehumanos, capaces por sí solos de poner en fuga, o mejor, de destruir olas de "bolcheviques"; el joven "experto". Hartmann, piloto hábil, ciertamente, se creó así oficialmente en héroe invulnerable. La publicación de varios libros consagrados en sus estados de servicio durante la guerra fría también contribuyó a pulir su imagen de "caballero rubio" sin reproche y sin miedo opuesto al "peligro rojo". El análisis de los archivos soviéticos permite también negar formalmente que los servicios soviéticos le hayan consagrado una "atención especial" especiales. El rumor según el cual la cabeza de Hartmann, llamado "el diablo verde de Ucrania", se habría puesto a precio 100.000 rublos no puede ser confirmado por los archivos.

La leyenda del “tulipán negro”

Los Alemanes afirman que a partir del momento en que hizo pintar bandas negras sobre el morro de su Messerschmitt, similares a los pétalos de una flor, sus resultados habrían disminuido brutalmente, ya que los servicios soviéticos de escucha determinaron rápidamente que el "tulipán negro" era el avión de Eric Hartmann, la orden soviética pedían a sus pilotos dejar rápidamente el sector en cuanto apareciera. No se prueba absolutamente esto. Por el contrario, la prueba existe que los alemanes indicaban a sus tripulaciones "¡¡Achtung, Pokrishkin in der Luft!!” (¡¡Atención, Pokrishkin está en el aire!!) Si la información soviética seguía los desplazamientos de unidades de la Luftwaffe, apenas se interesaba por los pilotos. El nombre de Hartmann no decía mucho a los Estados Mayores soviéticos. Algunos de ellos sólo lo conocieron en la segunda mitad de 1944, después de haber analizado los informes de interrogatorio de pilotos del JG 52 caídos entre sus manos. Por último, es necesario también destacar que los pilotos del Luftwaffe no reflejaron a Hartmann al mismo nivel que Mölders o Galland, aunque haya adquirido oficialmente más victorias. Los rusos no lo clasifican tampoco a la misma altura que uno de los tácticos de la aviación soviética, Alexander Pokrishkin. Por último, a pesar de su prestigio, Eric Hartmann no ocupó nunca elevado puesto en la jerarquía militar alemana, durante después de la Segunda Guerra Mundial. Sólo en julio de 1944, aproximadamente 20 meses después de su llegada sobre el frente, que fue promocionado a Oberleutnant (teniente) y no alcanzaría el grado de Comandante (comandante) hasta la víspera de la capitulación del Reich. En la Luftwaffe occidental, dónde Hartmann tuvo la reputación de ser incontrolable y "políticamente incorrecto", se digirió difícilmente su nombramiento al grado de coronel.

Disputas de los historiadores

Si todos los historiadores admiten que es rarísimo que el número de las victorias confirmadas (289 para Hartmann hasta el 27 de agosto de 1944) corresponda a un número equivalente de pérdidas en el adversario, que el frente del Este ofreció a los mejores pilotos de caza alemanes condiciones de éxito ideales durante al menos dos años, que el número de las victorias aprobadas en el Este por el mando de la Luftwaffe es excesivo, no es menos cierto que se disputan sobre las conclusiones que es necesario extraer. A partir de esta acta innegable, muchos historiadores alemanes sospechan de sus homólogos rusos de “engordar” en sentido contrario, acusándoles esforzarse en reducir en la medida de lo posible el verdadero (pero desconocido) palmarés del "Experten" con el fin de valorizar los éxitos de los ases de las VVS, hasta ahora ampliamente menospreciados, en particular a causa de la guerra fría como destaca Dimitri Khazanov

NOTA DE LOS HR

Un artículo como este no podía dejar de crear polémica. Hemos localizado en internet en un sitio que quizás no sea muy neutral ya se se autodefine como "Kaczmarek: a German view of the air war" el siguiente enlace http://members.aol.com/falkeeins/Sturmgruppen/hartmannclaims.html

En él se rebaten algunos (no todos) de los argumentos esgrimidos por Khazanov.

Otra interesante discusión sobre el tema, se puede encontrar en este hilo de militar.org.ua (es necesario registrarse para poder acceder).

Log in to comment