Indice de artículos

 

Prohibición de volar tras su primer combate

En el otoño de 1942, el JG 52 era la campeona de las escuadras de caza alemanas por el número de victorias. Su comandante, el Comandante D. Hrabak, destinó el joven teniente al 7º Staffel en el que, sobre el Cáucaso, efectúa sus primeras misiones como punto de un veterano, el Oberfeldwel E. Rossmann.

 

Según la tradición de la Luftwaffe, se destinaba a los recién llegados como puntos de pilotos expertos que tenían victorias en su haber. El Comandante von Bonnin, jefe del III/JG.52, mantiene la costumbre, considerando que Rossmann tendría muchas cosas enseñar al recién llegado. La iniciativa pertenecía entonces a los alemanes quienes, en este otoño habían infligido graves pérdidas al 4º Ejército Aéreo Soviético que operaba en este sector. Es a esta gran unidad que pertenecían los LaGG-3 a los cuales Hartmann se enfrentó en su tercera salida, el 14 de octubre de 1942.

He aquí cómo describe el encuentro: "Repentinamente vi una patrulla de dos aviones verde oscuro, a 3.000 m, ligeramente más altos. Sólo pensando en derribarlos inmediatamente, puse los gases para interceptarlos, Olvidando la presencia de mi líder y mi misión de cubrirlo. La aproximación fue rápida. Abrí el fuego a 1.000 m del avión más cercano, gastando todas mis municiones, mientras que el adversario proseguía su vuelo sin daños visibles. Me había acercado hasta el punto que le perdí en mi visor. Debí retirarme, reconociendo mi error. Oí repentinamente la voz de Rossmann en la radio, lo que me alegró, diciéndome: "rompe a la derecha, te cubro" Tardé unos instantes en efectuar del la maniobra y el motor de mi Messerschmitt tosió varias veces Durante cinco minutos siguió petardeando pero a continuación, un trueno y un pesado silencio.. Conseguí pasar el Elbrus [monte mas alto del Cáucaso] y ví una carretera ante mi. El suelo se acercaba rápidamente y me encontré aterrizando sobre la panza. Unos soldados de infantería llevados a cabo me ayudaron a salir de la carlinga y me indicaron el camino hacia nuestra base de SoldatskaTa (sobre el Terck, al noreste de Nalchikl)"

Por la noche se procedió el análisis de la misión. El comandante del III Gruppe, von Bonnin, tenía quejas serias contra Hartmann: había perdido a su líder, y olvidándose de cubrirlo, se había lanzado a toda velocidad al ataque. Subiendo, había cruzado una nube, lo que lo había desorientado; por último, inútilmente había roto un avión. Resumidamente su carrera militar comenzaba mal Hartmann fue arrestado durante tres días ,y se le prohíbe volar durante más de dos semanas; así pues, a pesar de una situación aérea favorable a los alemanes, buenos mandos y su formación, su primer combate había sido un fracaso.

El joven piloto pidió volver combate para rehabilitarse cuanto antes. A su 19ª misión de guerra, el 5 de noviembre de 1942, el 5 de noviembre de 1942, mientras que se encontraba sobre el Cáucaso, proximidad de una ciudad llamada Digor (su misión se define con precisión en los archivos soviéticos), Hartmann dañó un IL-2, al que obligó a realizar un aterrizaje forzoso. Se apuntó así una primera victoria, pero este combate se terminó para el alemán con la pérdida de un segundo bf 109 G-2 destruido en un aterrizaje forzoso.

Un joven hombre casado con la oportunidad

Estos fracasos se debían a un exceso de ardor y a la falta de experiencia. Pero la oportunidad permaneció de su costa de sus principios, y le permitió extraerse sin mal de estas primeras aventuras. A continuación, Hartmann no cometió más graves errores. Según R.Toliver y T. Constable, autores de “los Ases de la Caza Alemana, 1939-1945” los más grandes ases eran, al principio de sus carreras como algunos de los "jóvenes pilotos alemanes desconocidos cuyos millares desaparecieron durante sus primeros combates, sin haber obtenido ni una victoria" Así pues, llegado al mismo tiempo que él al 7/JG 52, el Teniente R. Mertschat ya había desaparecido el 11 de noviembre, sin que nadie supiera nunca lo que le ocurrió”.

Jefe de patrulla tras 110 misiones.

Según Hartmann, Hrabak, von Bonnin y Rossmann desempeñaron un papel importante para su futuro de piloto de caza. Los dos primeros lo ayudaron integrar los rudimentos de su formación teórica: "Para sobrevivir en Rusia y ser un cazador eficaz - repetía el comandante a los recién llegados - es necesario mejorar permanentemente la táctica. Está claro que deben actuar con agresividad, pero ustedes no llegarán a nada si no combinan la agresividad con la inteligencia y la prudencia" Rossmann inculcó su extremo de numerosas "cuerdas". Destacó que no era necesario atacar que en el momento en que se tenía la firme convicción que el éxito estaba garantizado; cuando llevaba a jóvenes puntos a sus primeras misiones, El Oberfeldwebel poseía una preciosa experiencia que usaba para protegerlos a todos, suponiendo que con el tiempo, desarrollarían sus mismas aptitudes. Sobre el campo de batalla, los reflejos se adquieren rápidamente.

En 1943, con 110 misiones y ocho victorias, el teniente Hartmann se convirtió en jefe de patrulla. Tenía el nivel de los pilotos que poseían los mejores resultados de su escuadrón: El Oberleutnant Zwernemann, los Oberfeldwebel Grislawski y Friese, los Feldwebel Toil y Dammers. Tomando gusto la caza libre, puso poco a poco en el punto su táctica para asestar el golpe seguro: "ver el primero, evaluar la situación, tomar la decisión, atacar con determinación, retirar." había incluido que no era necesario dejarse implicar en combates prolongados, sino romper cuanto antes actuando en el plano vertical

Su participación en la batalla de Kursk constituyó un capítulo importante en su carrera. Del 5 de julio al 19 de agosto, en 45 días, efectuó 112 misiones e hizo pasar a su palmarés oficial de 17 a 88 victorias. Sin embargo, la operación Ciudadela, aunque cuidadosamente preparada falló. No solamente los ejércitos soviéticos llegaron bloquear el empuje alemán, sino que pararon a la ofensiva al sur y al centro, a pesar de pérdidas enormes tanto en tierra como en el aire. El III/JG 52, donde combatía Hartmann, llevó combates hostigados en los sectores de Belogorod, por Orel, y en la cuenca del Donetz. Los mejores días para el joven as fueron el 7 de julio y el 7 de agosto cuando, en cuatro misiones diarias, llegó derribar siete aviones soviéticos cada vez. De salida en salida, su tiro se volvía más preciso. Su técnica consistía obtener una salva de todas sus armas lo más cerca posible sobre las partes más vulnerables del adversario. Como los otros ases, consideraba la sorpresa como el mayor factor de éxito de un ataque "el piloto que vio al adversario el primero tiene la mitad ganada" como le gustaba decir.

Log in to comment