Es la forma típica de entrar a un dog: los aviones enfrentándose de morro. 

Para este artículo, tomaremos como supuesto de hecho que los dos aviones se aproximan uno a otro a una altura similar y que llegan al momento del cruce con cierta distancia lateral entre ellos que impide disparar en tal pasada. Además, hemos de partir de que ambos aviones viran entablando combate o intentándolo, al menos, ya que en otro caso la distancia que se abre entre los aviones hace posible la ejecución de casi todas las maniobras imaginables.

 

Partiendo de tales premisas, dos son las situaciones básicas de cruce, dependiendo del lado al que cada piloto elija girar.

1.- Cruce Morro a Cola:

En el cruce morro a cola, ambos pilotos optan por cruzar la estela del enemigo, con lo que la posición final está totalmente igualada y sin opción de disparo para ninguno de los aviones, con cada uno de ellos en lados opuestos de la circunferencia imaginaria formada por el viraje de los aviones.

Como se ve en esta segunda imagen (Nota: pulsa para ampliar todas las imagenes de este artículo), ambos aviones viran hacia el contrario (posición 2), cruzan su estela (posición 3) y se encuentra en la posición 4 en un dogfigth de presecución en la horizontal.  

 

 2.- Cruce Morro a Morro.-

 

En esta modalidad, el avión ruso (rojo) cruza la estela del alemán (azul), pero éste elige virar en sentido contrario alejándose de la estela de su enemigo, con lo que al terminar el cruce se encuentran enfrentados cara a cara en cruce frontal nuevamente.

 Como se aprecia en el dibujo, en la posición 3 ambos aviones se encaran con opción de disparo en un cruce frontal, que puede derivar en cruces consecutivos si ambos aviones mantienen el viraje, situación que a todos nos ha ocurrido en numerosas ocasiones.

 Nota: La tercera posibilidad, esto es, que ambos aviones viren alejándose de la estela del enemigo no la analizamos en este artículo, pues crea demasiada distancia entre los aviones y las maniobras posibles se multiplican exponencialmente, como fácilmente se puede comprender.

 Pues bien, si todo fuese tan sencillo como en los dibujos anteriores, la elección dependería claramente de nuestra potencia de fuego y nuestra puntería puestas en contraste con las del enemigo, lo que nos llevaría a elegir o evitar el cruce frontal.

 Sin embargo, influyen muchos más factores en la elección de la maniobra, pues hemos de tener en cuenta las características de los aviones, principalmente el radio de giro y el régimen de alabeo y, por supuesto, la potencia de nuestras armas y nuestra puntería. Y ello partiendo de cruces a la misma velocidad y altitud, pues de otro modo también estos factores jugarán un papel importantísimo. El análisis de todos estos factores nos dará la respuesta correcta sobre qué maniobra de las anteriores elegir.

 Para simplificar y entendiendo que, en general, los aviones rusos tienen menor radio de giro y menor potencia de fuego que los alemanes, deberemos siempre buscar el morro a cola, para meternos en esos dogfigth de giros que tanto nos gustan ;) en los que poco a poco iremos ganando la posición de tiro deseada. Sin embargo, el piloto alemán que decida enfrentarse al caza enemigo al cruzarse con él, lo tiene bien fácil para aguarnos la fiesta, pues de él depende en el fondo que no se llegue al morro a cola, sino al morro a morro. Así, aunque nosotros viremos hacia su estela, si él hace lo contrario, esto es, alejarse de la nuestra, ya tiene la posición deseada: el morro a morro y el cruce frontal donde aplicarnos toda su potencia de fuego en una pronta y larga ráfaga que a nosotros nos está vedada por la escasez de munición.

 Prácticamente, pues, destinados al cruce morro a morro, debemos analizar las posibles maniobras para evitar el cruce frontal o, incluso, sacar provecho y alguna ocasión de tiro. Veamos como.

 Como venimos diciendo, en general los aviones rusos tienen menor radio de giro y mayor régimen de alabeo que los alemanes, y de eso es de lo que vamos a aprovecharnos para evitar ese cruce frontal y, si las diferencias entre las prestaciones de giro y alabeo de uno y otro avión son muy grandes, incluso soltarle una buena ráfaga. Como vemos en la figura del "cruce morro a morro", el viraje de ambos aviones es igual de cerrado y por eso les lleva a una posición cara a cara, pero nosotros tenemos la capacidad de ceñir más cerrado y de cambiar más rápido el sentido del viraje. Alguno pensará: "¿Cambiar el sentido del viraje en un dog y no para defenderse con tijeras? pero si eso es la perdición, loco" Pues no en este caso, ya véis.

 3.- Defensa contra el morro a morro.-

 Como se aprecia en la imagen de la derecha, el avión ruso busca la estela del alemán, pero éste vira alejándose, buscando el enfrentamiento cara a cara.

 Sin embargo, si ceñimos a máximas Gs, aprovechando nuestro menor radio de giro, en la posición 3 ya estaremos por dentro del viraje del alemán, que no podrá encontrar posición frontal de tiro. Si en ese punto aprovechamos nuestro mayor régimen de alabeo y cambiamos radical y rápidamente el sentido del viraje, nos encontraremos incluso con una oportunidad de tiro, antes de que el bandido se aleje aprovechando su mayor velocidad.

 

En cualquier caso, habremos evitado el cara a cara y estaremos en una posición favorable a las 5 del enemigo y controlándolo, aunque éste llevará más velocidad al haber perdido menos energía en el viraje (y tener más velocidad de por sí) y podrá alejarse, aunque ésto es algo que ya pueden hacer por defecto los alemanes, sobretodo picando o trepando en espiral, por lo que tampoco debe preocuparnos mucho.

 Así, las cosas, vemos como en este tipo de cruce el factor determinante va a ser el radio de giro y la capacidad de alabear más rápido al momento del cambio de sentido, y no la velocidad de viraje que afecta mucho menos que en el cruce morro a cola. Por ello, enfrentamientos tipo Chaika Vs. Emil (si éste es tan osado como para meterse en ese juego de giros) o cualquier caza ruso frente a un Bf-110 que intenté una de sus pasadas frontales demoledoras son el escenario perfecto para poner en práctica tal maniobra con opciones al final de la misma de disparar al enemigo. Pero como venimos diciendo, cualquier avión con menor radio de giro que su adversario puede intentarla y, al menos, conseguir el objetivo primordial que es evitar la opción de tiro frontal del enemigo y tomar cierta ventaja respecto a la posición inicial.

4.- Cruce a la vertical.-

 Hasta ahora, hemos partido en todas las situaciones anteriores de un plano horizontal, entendiendo que ambos aviones virasen con un componente horizontal predominante. Y los dibujos estaban pensados hasta ahora como si se estuviese viendo el cruce desde arriba.

 

 Pero todos sabemos que no siempre es así, que muchas veces tras el cruce se opta por ir a la vertical, para transformar la energía en altura y no perder la energía en los virajes ceñidos que requieren las otras maniobras en la horizontal. Trasladémonos, pues, al plano vertical; en el siguiente dibujo se marca una línea verde representando el suelo, para que podáis imaginar mejor la situación y el cambio de perspectiva respecto a los anteriores.

  En principio, la situación es bastante similar a la que se produce en un "morro a morro" en la horizontal, pero en realidad difiere mucho y plantea más dificultades. Fijémonos en el dibujo.

 Después del cruce ambos aviones se van a la vertical; en un primer momento, como podría parecer lógico tras lo visto en los casos anteriores, el avión ruso parece llevar ventaja gracias a su menor velocidad y, por tanto, menor radio de giro, llegando incluso a encarar por un instante al alemán y quizás, si la distancia no es excesiva y la diferencia de trepada tampoco, poder intentar un tiro de oportunidad a baja velocidad casi en la cresta de la trepada. Lo vemos en la posición 2.

Pero claro, en este supuesto de la vertical ya no podemos cambiar el viraje de nuevo hacia arriba para ponernos a las 6 de alemán como hacíamos en la tercera maniobra estudiada, pues ya no tenemos energía para trepar más y estamos obligados a nivelar e incluso picar para reestablecer esa energía perdida.

Ese es precisamente el momento que aprovecha el alemán, que ha forzado al máximo su trepada, para volverse hacia abajo (por ejemplo, con el clásico "hammerhead") y ponerse a nuestras 6, aprovechando toda su velocidad de picado para darnos alcance rápidamente. Desde luego, estamos perdidos. Se puede apreciar como en la posición 3 la ventaja del azul es clara, picando desde las 6 del rojo.

Por ello, el cruce a la vertical contra aviones que supuestamente trepan más que el nuestro o que vienen con mucha más velocidad, debe hacerse con mucha cautela y si buscamos esa opción de tiro que nos da la posición 2 y que tan bonita es de ejecutar, al pillar al alemán casi parado en el aire virando a causa de la gravedad y ofreciendo toda la planta del avión, asegurarnos de que vamos a acertar, o la tortilla dará la vuelta al instante.

Desde luego, parece más recomendable aplicar siempre cierto componente horizontal a la maniobra de cruce, mayor cuanto más diferencia haya en potencia y velocidad de los aviones.

Bueno, pues hasta aquí ha llegado este pequeño análisis de las maniobras básicas del cruce aplicado al FB y concretamente a las características de los aviones rusos.

Log in to comment