Autor Tema: Mis guerras aéreas en el IL-2  (Leído 1377 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

OverG

  • Cadete
  • *
  • Mensajes: 41
  • Carisma: -3
  • Sexo: Masculino
    • Ver Perfil
Mis guerras aéreas en el IL-2
« en: Mayo 05, 2011, 06:34:47 am »
Quizá no haya volado con ustedes, pero creo que debería comentar un poco de mis batallas aéreas por si algún día coincidimos (que ganas tengo) pues ya sepan.

Pues como creo que ya lo había dicho antes, mis tipos de aviones favoritos son los cazas, he probado como bombardero en picado y a nivel y se me da bien, pero es en el caza donde me siento mejor. En específico si vamos a hablar de las diferentes etapas serían LaGG-3, La-5 y La-7.

Mi escuadrón: el 01° IAP VVS

Pues era septiembre del año 1941, volaba como jefe de una escuadrilla de dos cazas LaGG-3, mi número el camarada The Crow, un piloto de caza con muy pocas horas, pero que a demostrado habilidad. Estábamos en misión de cobertura aérea sobre las tropas del 19° ejército que se defendía del ataque de la 3ra agrupación de tanques alemana al norte de Yártsevo. Hacía unos minutos  no se había podido contener un ataque sobre las tropas de 18 Ju-87 protegidos por 10 Messers. Los camaradas del 6° PVO con sus MiG-3 estaban cortos de aparatos y no tuvieron resultados satisfactorios. Como consecuencia las afueras de Dukhovschina cayeron en manos de los fascistas.

A los 10 minutos de vuelo advierto una formación algo abierta de 8 aparatos Ju-87 a alturas medias entre las nubes en dirección a Bieli, donde se defendía el 30° ejército. Como era de suponer 4 cazas Bf-109F2 protegían los Stukas en formaciones escalonadas desde los 1500 hasta los 3000 m. Conciente de que el ataque de los bombarderos debilitaría las defensas del 30° ejercito tomé la desición de ir a por todas contra ellos y obligarlos a abortar su misión olvidándome de la escolta. Como soy fiel seguidor de Pokryshkin, mantenía la pareja con un buena reserva de altura a unos 4000 m.

Ordené a The Crow que me cubriera y me lancé en una profunda picada contra los Stukas que estaban a mi derecha y contrarios a mi por debajo, como a 4 km. En dependencia de la velocidad iba disminyendo el ángulo de la picada para no soltar un timón en el camino, tratando de mantener los 520 km/h. Observé detrás de mi que The Crow se mantenía a unos 700 m.

Los Messers no nos advirtieron en principio, más bien cuando pasé por debajo de ellos como una centella fue que cayeron en la cuenta, pero ya era tarde, ganabamos en velocidad por la picada. Me proponía atacar el segundo grupo de 4 aviones, que volaba a unos 1500 m para realizar un ataque en carrusel, derribando al líder y después cobrar víctima en el primero, pero desistí de esta idea al entrar los mismos en un cúmulo y comencé entónces atacando al primer grupo. Los artilleros del primer grupo notaron mi prescencia y me saludaron con una lluvia de trazadoras que evité posicionandome debajo, a 250 m abrí fuego conjunto de todas las armas contra el 4to elemento, el cual al instante expulsó su bomba y se lanzó en picada solo para caér bajo el fuego intenso de mi cañón de 20mm que le hizo soltar el empenaje. Recorté motor y saqué los flaps a combate para disminuir velocidad y olvidandome de los impactos que me ocasionó el artillero del 2do elemento apunté al líder en la raiz del ala y disparé una ráfaga larga que la cortó como si fuera una cuchilla, antes de esto el líder maniobró con un pequello yoyo descendente para obligarme a pasarle, lo cual logró, pero solo después de que mi ráfaga le desprendiera el ala del cuerpo. Los dos que quedaron expulsaron sus bombas de cagados y se retiraron picando, por lo tanto, ya no eran mi problema

Los cazas alemanes no me atacaron porque The Crow reunió todo su valor y derribó al número del líder de la escolta mientras se acercaba por detrás con lo cual centró toda la atención de los Messers, solo uno se dio a la taréa de cazarme a mí (me cago en Makarov, que no puede ver el LaGG pintado de camuflaje azul con la estrella blanca en el ala). The Crow trataba por todos lo medios de alejarlos de mí.

Haciendo un loop con banqueo a la izquierda me fui posicionando para atacar el segundo grupo de Stukas, solo quedaban unos 30km hasta las posiciones del 30° ejército. Pensando como evitar al Messer que me venía encima aposté por derribar al líder de primero y a lo mejor lograr que la escuadrilla se acojonara. Picando sobre el líder y siempre conciente de que en cualquier momento caería en la mira del 109 disparé desde unos 340 m en deflexión una lárga ráfaga de todas las armas apuntando delante del Junkers, seguidamente trepé con todas mis fuerzas y me invertí para observar los daños causados, al parecer no fueron muchos porque no soltaba ni bencina, solo noté que el artillero había enmudecido y cual fue mi asombro cuando vi al piloto saltar en paracaídas - se apendejó, pensé - una ráfaga candente que me llenó la cabina de aceite me sacó de la bobería. Un Bf-109F se acercaba vomitando plomo por todos los huecos (dice Makarov que me le dí mansito, pero no me tumbó, el LaGG es fuerte). Una semirreversión con los flaps en aterrizaje hizo que el bandido me sobrevolara (vi clarita la insignia del JG-52 :D), los guardé de inmediato y como estaba a unos 2800 m piqué con el boost conectado para ganar velocidad. No podía engarcharme en un combate aéreo, la misión principal era derribar a los de asalto.

A pesar de que el líder de los Ju-87 no estaba, los tres elementos restantes se mantenían en dirección a su objetivo que ya se veía a simple vista. Con el 109 a la caza colimé al último y cuando apreté el disparador el cañón se negó, se me habían acabado los de 20mm, tuve que resolver con los dos de 12,7 y los de 7.62. Ignoré el fuego de los artilleros y le repartí unos balazos a los dos últimos escalonados a la derecha a los cuales aparte de descolgarles los trenes les obligué a soltar las bombas.

The Crow de alguna manera se las ingenió para derribar a uno de los 109 con los que combatía (tengo que ver el replay) y se acercaba con el otro a sus seis, Makarov me perdió porque me metí en las nubes detrás de los tres restantes y como vió primero a The Crow, se lanzó sobre él (gracias camarada, siempre te recordaremos ;D).

El último Stuka estaba cabrón, le solté todo lo que tenía hasta quedar inerme, soltaba tuercas, tornillos y remaches, pero no se caía (se me hacía difícil con el canopy empañado de aceite y el ojo en la temperatura) entónces decidí cortarle el empenaje con la propela, lo cual casi logro, solo llevándome el estabilizador izquierdo (como se prende al condenao, no soltó ni la bomba, seguía palante), se prendió el indeseable bombillo rojo indicándome que ya el motor estaba soltando el fantasma (con el ruido característico).

Me tomé un trago de la caneca, pensé en Stalin y en la estrella roja y le dí el espolonazo. Por suerte me dio tiempo de saltar, caía en el dispositivo del 30° ejército. La AAA espantó a Makarov y al otro. "Dentro de un tiempito y después de la muela del camarada comisario ya estoy volando las alas de la estrella roja otra vez", pensé. ;D
Altura, velocidad, maniobra, fuego.