Mostrar Mensajes

Esta sección te permite ver todos los posts escritos por este usuario. Ten en cuenta que sólo puedes ver los posts escritos en zonas a las que tienes acceso en este momento.


Temas - Nakon

Páginas: [1]
1
General / Jornada puertas abiertas Museo del Aire Madrid
« en: Abril 04, 2014, 04:21:59 pm »
Pues eso:
http://www.hispaviacion.es/event/jornada-puertas-abiertas-museo-del-ejercito-del-aire/

Van a llevar el I-16 para que se pueda ver de cerca y lo van a arrancar para que se oiga como ruge!
 

3
Hardware y Software / Actualizar PC de una empresa?
« en: Enero 07, 2012, 01:23:02 am »
Hola!
Me han regalado un ordenador de esos de sobremesa que suele haber en las empresas (de una famosa que se ha ido al carajo ha salido).
Un Dell con procesador dual core 1'8Ghz  con 1 Gb de RAM y 320Gb de HD, con su teclado, ratón y monitor.
No es ninguna maravilla, pero a caballo regalado... je,je,je

El caso es que como no tengo presupuesto para comprar me un ordenador nuevo decente, he pensado en ir actualizando poco a poco este que me han regalado.
Pero no sé si será factible, ya que para empezar la carcasa la veo muy pequeña para meter ahí una placa base apañada y una tarjeta gráfica normalita.
Además que la fuente de alimentación que lleva no creo que valga para mucho y meter una nueva potente no sé si cabrá.

De estos tres, la caja del mio es como el de la derecha, el más pequeño:


Alguien ha hecho algo parecido?

Salud!


4
Segunda Guerra Mundial / Dos monitores
« en: Enero 02, 2012, 11:05:52 pm »
Hola!
Una pregunta:
Resulta que ahora tengo dos monitores (bueno, el proipio del portátil y otro más grande conectado al portátil).
Se pueden usar ambos a la vez en el IL2? Quiero decir, usar el grande para la cabina y el pequeño para, por ejemplo, el mapa. O algo así.

Salud!

5
Academia / Vuelta al cole!
« en: Noviembre 05, 2011, 12:37:06 am »
Hola a todos de nuevo!

Tras mucho tiempo, vuelvo al redil del escuadrón.  :bor:
He estado un montón de tiempo sin poder volar ni nada que se le parezca (aunque el foro al menos sí que lo he seguido)
Ahora, por fin, creo que puedo sacar un poco de tiempo para volar.
Y espero retomar la instrucción que dejé empantanada!
Sólo me faltaba el tema de las acrobacias para acabar el primer curso.
Tendré que rogarle a mi instructor, Barripower, que me readmita (vaya, esto me costará unos cuantos jamones...)
Y, desde luego, tendré que empezar a practicar a saco porque estoy oxidadísimo!

Salud y República!

6
Taller / Como incluir mapas en IL2 con 4.09
« en: Diciembre 25, 2010, 08:31:02 pm »
Hola!
He encontrado varios mapas que me gustaría usar para jugar un poco con el editor del IL2 (con 4.09).
Pero no sé donde meterlos para que funcionen  ???

Alguien puede ayudarme?

7
Hardware y Software / Procesador ordenador nuevo: INTEL o AMD?
« en: Noviembre 11, 2010, 01:02:48 pm »
Hola!
Mi portátil desde hace algún tiempo está dando sus últimos estertores.
Y el dia menos pensado pasa a mejor vida.
De hecho la pantalla la puedes coger por separado del resto del portátil  ;D  y que conste que nunca se ha llevado ni una sola leche, que lo he cuidado bastante. Y de vez en cuando se apaga solo  :nt: y la batería hace tiempo que no va (con lo que siempre lo tengo que tener con el cargador conectado), algunas teclas fallan (por ejemplo la "h", con lo que a veces salen unas faltas de ortografía que hacen daño a los ojos), cuando le apetece se bloquea, cuando le apetece sale el pantallazo azul,...... y luego lo mismo está un mes sin que ocurra nada de todo esto  :tasea: :mad:
(Antes de que me digais que busque virus, troyanos, malware,..... que limpie el disco, que lo formatee,........    todo eso ya lo he hecho varias veces.)


Así que he empezado a mirar precios de ordenadores.
Sería uno de sobremesa, ya que portátil ya no me hace falta (y si lo necesito uso el del curro).

He montado unos cuantos, así que me lo compraría por partes para montarlo yo en casita.

A buscar cosas por internet he empezado hoy, así que todavía estoy en ese proceso de "actualización" del que sólo nos acordamos cuando tenemos que comprar un ordenador nuevo  ;D

La prmera duda que me asalta es el procesador.
He empezado mirando el INTEL i7-930, aunque por presupuesto barajo también el i7-870. Lo que tenía claro hasta ahora es que fuera un i7.
Y claro, como siempre en estos casos, no puedes evitar mirar por el rabillo del ojo los precios de AMD  :-\
Pero no sé cual de los procesqadores de AMD sería equivalente o similar a estos i7 (si eso existe) y si merecen la pena.

Hace tiempo los AMD sí que merecían la pena y estaban perfectamente a la alturta de los INTEL, pero ya digo que de eso hace tiempo y que estoy desactualizado en esto, por lo que ahora mismo no tengo ni idea de cómo está la cosa al respecto.

Podríais comentar algo sobre el tema?

salud!



8
Off Topic / Jueguecito online gratis de la WW2
« en: Octubre 22, 2010, 11:23:23 pm »
Pues eso, que he encontrado un jueguecito on line gratis de esos para el navegador ambientado en la WW2:

http://www.dawnofnations.com/


Salud!

9
Academia / Diario de un recluta
« en: Octubre 19, 2010, 04:06:24 pm »
(No sé si debía poner este tochazo aquí en la Academia o en otra sección. Por favor, movedlo si este no es el sitio)


Diario de un recluta.

Hola, me llamo Nakon.
Recluta Nakon.
Hace un par de semanas se presentó en casa el camarada comisario político, acompañado de dos soldados de recio aspecto.
Parece ser que la Madre Patria necesita (carne para la picadora) nuevos pilotos  y personal de tierra para la Gran Guerra Patriótica.
Amablemente me sugirió el alistamiento (o visitar durante un tiempo indefinido no sé qué "gulag" o algo así).
Y me fui con ellos, de forma totalmente voluntaria, directamente a presentarme en el cuartel.
Fui destinado al personal de tierra.
Vamos, a limpiar de mosquitos aplastados contra las cabinas de los IL2, vaciar el cenicero de los I-16 (algún piloto tiene mucho vicio y fuma hasta en los combates) y cosas por el estilo.
Al poco de estar allí, por curiosidad, una noche me colé en la cantina de los pilotos y estuve largo rato escuchando historias de los veteranos.
Además, acababan de volver de una misión importante, en la que habían derribado muchos aviones alemanes y casi no habían tenido bajas, por lo que el vodka corría sin miramientos.
Cuando salí, quizás embotado por una copa de más (o diez), sólo tenía en la cabeza emular a aquellos valientes camaradas que cazaban boches como las sucias ratas que son, sin cuartel ni piedad.
Al día siguiente, con una resaca brutal (el vodka de la cantina debe ser del carrefourovsky), lo único que tenía claro era que debía ingresar en la academia de vuelo de combate como fuera.
Así que me presenté, después de terminar mis tareas de limpieza de letrinas con cepillo de dientes, en las dependencias administrativas con la firme resolución de solicitar el ingreso en la academia de los Halcones Rojos.
Cuando por fin me hicieron pasar al despacho pertinente, el oficial de detrás de la mesa, al que un soldado administrativo ya le había dicho a lo que venía, me miró de arriba abajo, con cara de extrañeza. Como diciendo "¿Pero tú sabes donde te metes?".
Al cabo de unos instantes de silencio, agitó levemente la cabeza como para quitarse de la cabeza ese pensamiento y bajó la mirada a su mesa.
Cogió un papel de entre un montón que tenía a su derecha, escribió un par de lineas rellenando unas casillas y alargó el brazo ofreciéndomelo.
Me dijo que lo leyera y lo firmara.
A ver cómo le decía a este hombre que yo de caracteres cirílicos ni pajolera idea.
Así que lo firmé directamente, haciendo así notar mi bravura.
Al devolvérselo, me dijo sin más que ya me notificarían si era admitido o no. Y que, por dios, lavara el uniforme, que olía a vodka baraturrio que echaba para atrás.
Vi como dejaba el papel sobre otro gran montón de papeles, a su izquierda.
Estaba claro que mi solicitud sólo iba a servir para alimentar la estufa de su despacho.
Al notar el oficial que seguía en mi sitio, en posición de firmes sin moverme ni un ápice, levantó de nuevo la mirada y me dijo con voz áspera:
-¿Alguna cosa más, recluta?.
-Sólo una cosa, camarada. -contesté- Unos familiares llegados desde España, exiliados al acabar su guerra civil, se han instalado recientemente en el pueblo, cerca de la base y el cuartel.
-Una lástima lo ocurrido en España, recluta -asintía el oficial sin quitarme ojo de encima- Pero no es asunto mío. Bastante tenemos con lo nuestro.
-El caso, es que me han traido unos jamones de bellota (no me pregunte cómo) y, si finalmente soy admitido en la Academia, no podré comérmelos ni guardarlos. ¿Podría usted hacerse cargo de ellos en caso de que me admitan?

Al camarada oficial se le abrieron los ojos como platos y una sonrisa lobuna se dibujó de medio lado en su rostro de oficial veterano.
Parsimoniosamente, cogió el papel con mi solicitud de encima del montón y lo puso sobre el escritorio.
Cogió un sello de caucho de entre varios que tenía en un soporte metálico.
Lo impregnó cuidadosamente en un tampón de tinta roja y lo estampó con un golpe seco y rápido en el papel.
La imagen roja que ahora sellaba mi solicitud era claramente el contorno de un halcón con una estrella en lo alto.
Dejó el sello en el soporte con el resto de sellos y cogió el papel con ambas manos, como si fuera a leerlo de nuevo. Pero realmente estaba absorto en otro pensamiento, con el entrecejo fruncido.
Un pensamiento mucho más profundo, que a mi se me escapaba adivinar.
Luego, me miró fijamente, atravesándome con su mirada.
Un ecalofrío me recorrió de arriba a abajo.
De nuevo me habló, esta vez con un tono más frío que el hielo, mientras aún mantenía el papel entre sus manos:
-Tu destino está sellado. Se te asignará un instructor en breve. Los jamones me los traes esta tarde, que me voy a poner como el kiko. Y de paso me acercas un par de cajas de vodka, que el de la cantina es garrafonazo.

Salí de allí con una mezcla extraña de sensaciones.
Por una parte alegría por ingresar en la academia.
Por otra parte, una enorme desazón porque me quedaba sin jamones (aunque no eran de bellota como le había dicho al camarada oficial).
Pero era por una buena causa.
Así que decidí acercarme de nuevo a la cantina a intentar colarme.
Pero, un momento, ¡ya no tenía que colarme! ¡Ya era un recluta de los Halcones Rojos!
Con paso firme y decidido, me dirigí a la cantina.
En uno de esos pasos firmes y decididos mi bota diestra topó con un deshecho canino.
Vamos, que pisé una mierda de perro del Volga.
Me limpié como pude con la nieva que había en el bordillo de la acera y seguí mi camino.
Nada podía detenerme!
Llegué a la cantina y abrí la puerta de un golpe. Pasé el umbral muy tieso y con los brazos en jarras, como diciendo "¡aquí estoy yo!".
Unos cuantos, los más cercanos a la puerta, se me quedaron mirando.
Pensaba que era por mi entrada triunfal, hasta que se me acercó un camarero que me dijo que con ese olor a perro muerto estaba molestando a los oficiales.
Ciertamente, entre la caca perruna en la suela de mi bota y el tufo a vodka corrupto del dia anterior, desprendía un edor insalubre que rozaba lo putrefacto.
Y me fui por donde había venido.
No sin antes mangar una botellita de vodka (era malo, pero era el único que había) para celebrar mi ingreso en la academia.

Al dia siguiente, otra vez con un resacón bastante serio ("¡es la última vez que bebo!" pensaba entonces, iluso de mi), tras ducharme eché al fuego mi uniforme y mis botas, que ardieron en una rápida llamarada.
Luego, claro, le dije a mi suboficial que el recluta Ivan Limisjitrich (mi compañero de litera y que me caia bastante gordo) me había robado los enseres de los que me había dotado la Madre Patria para luchar contra el agresor alemán, y que además juraría haberle oido hablar en boche en sueños diciendo no sé qué del capitalismo y el libre mercado.
Lo último que supe de él es que cinco minutos depués estaba de camino a Siberia.
Y en pelotas (que es como mejor se está para soportar los calores siberianos...), porque me quedé con su uniforme y sus botas, evidentemente.

Aun estaba calzándome las botas cuando apareció en el barracón mi suboficial al cargo (un chusquero con más mili hecha que el caballo del Cid), que a grito pelado me decía:
-¡Recluta Nakon! ¡No sé qué carajo ha hecho ni quiero saberlo! -bramaba- ¡Pero preséntese inmediatamente en el despacho del camarada comisario político! ¡YA!
Entre el resacón que aun me martilleaba la cabeza y el reguero de baba que me había dejado el suboficial en el careto con tanto grito, me quedé un poco desorientado.
El suboficial me dio una sonora colleja que me depertó del letargo y fui corriendo en busca del comisario.
Al llegar, su puerta estaba abierta y el comisario de espaldas, con las manos entrelazadas a la espalda, mirando por la ventana que estaba detrás de su escritorio.
Llamé con los nudillos en el marco de la puerta. Se giró hacia mi lentamente, sin decir esta boca es mia.
Yo mantenía la posición de firmes, aun en el umbral de la puerta (no me había dado permiso para entrar).
Tras mirarme unos instantes (¿por qué todo el mundo "me miraba unos instantes" antes de hablarme? ¿Tendría la bragueta abierta?), me ordenó que pasara y cerrara la puerta.
Al hacerlo y volver a la posición de firmes, esta vez en el centro de su despacho, el camarada comisario, de pie, se dirigió a mi:
-Recluta Nakon, ha sido usted admitido en la Academia de los Halcones Rojos y se le ha asignado instructor.
No pude evitar que una sonrisa apareciera en mi rostro.
Pero inmediatamente se me heló el gesto al oir de nuevo al comisario hablándome:
-Borre esa sonrisa, camarada. El instructor que le ha sido asignado no es otro que el camarada piloto Barripower.

Le había visto una vez, de lejos, la primera vez que entré en la cantina.
Donde yo estaba, unos cadetes hablaban muy amenamente de sus prácticas y sus instructores (si hubiera habido un comisario político por allí, todos a Siberia en fila india).
Excepto uno, que no hablaba nada, sólo bebía de su vaso de vez en cuando, hasta que con tono de circunstancias, mirando al suelo, dijo "Mi instructor es Barripower, camaradas".
Se hizo el silencio entre el grupo de reclutas, que con gesto circunspecto le daban ánimos dándole golpecitos amistosos en el hombro.
Hubiera podido jurar que al pobre recluta se le escapaba algún sollozo, apagado en el ambiente general de la cantina.
Vi como el resto de reclutas, que empezaron a hacerse muecas cómplices entre sí, miraban al otro extremo de la barra, donde un hombre taciturno, con galones de piloto oficial, bebía solo.


El camarada comisario político notó mi mal disimulado rictus. No era difícil.
Y parecía divertirle. Se regodeaba con esa imagen con una risilla casi inaudible.
Entonces, sin abrir la boca, se giró hacia su mesa y cogió un sobre amarillento que estaba abierto.
Sacó la carta del interior, con el inequívoco sello de los Halcones Rojos, le echó una ojeada y me la dio:
-Camarada recluta Nakon, estas son sus órdenes. Preséntese inmediatamente en la Academia y busque al camarada piloto Barripower. Si no está en la Academia busque en la cantina. Que yo no sé qué pasa con estos Halcones Rojos que están más tiempo en la cantina que cazando boches. Al final los mando a todos a Siberia!!! En fin. Búsquele y póngase a sus órdenes. Eso es todo, recluta. Retírese.

Cuando salí al patio de armas todavía no había digerido la noticia.
¿Donde me habia metido?
¿Sería capaz de completar la instrucción decentemente?
¿Era Barripower un instructor tan duro como contaban?
¿Hasta cuando aguantaría mi hígado el vodka de la cantina?

Traté de quitarme de la cabeza todos esos pensamientos y fui directamente a la Academia, en busca de mi destino.
Allí no había nadie.
Ni el portero.
Contrariado, fui a la cantina.
Efectivamente, como me había dicho el camarada comisario, todos estaban allí.
Incluido el portero.
Que cantaba algo en lengua extranjera que no entendía. Era como "Astuuuuuuuuuurias, patria queridaaaaaaaaa..."
Me dijeron que era otro exiliado de España.
"Es una canción bonita. Tendré que aprendérmela" pensé.
Poco sospechaba yo entonces que esa canción acompañaría mis lingotazos cada noche en la cantina durante mucho tiempo.

Al poco de estar allí, vi al hombre del que hablaban los reclutas aquel dia.
En el mismo extremo de la barra. Bebiendo solo. Quizás recordando a los compañeros caidos. Quizás maldiciendo al agresor alemán.
Reuní todo el valor que fui capaz, aspiré hondo y fui hacia él.
Al llegar a su lado, me cuadré y, ofreciéndole la carta que me había dado el comisario político, dije con tono marcial:
-¡Camarada piloto Barripower, se presenta el recluta Nakon para recibir instrucción!
El hombre me miró con cara de enfermo del riñón. Su gesto parecía decir "¿pero de qué me habla este pazgüato?"
Mi desconcierto era supino. Y se notaba.
El hombre me dijo:
-¡Pero qué dices de Barripower ni qué instrucción ni qué leches!
Recompuse mi actitud como pude, y repetí:
-¡Camarada piloto Barripower, se presenta el recluta Nakon para recibir instrucción!
El hombre me miró unos instantes de arriba abajo (¡en serio! ¡¿por qué carajo todo el mundo "me mira unos instantes" antes de decirme nada?!) y, señalando a un hombre que entraba en ese momento por la puerta de la cantina, me dijo:
-Habla con aquel. Ese es Barripower. Y déjame en paz de una vez con tanto grito, por dios, que me va a estallar la cabeza. ¡Camarero! ¡Otro lingotazo de vodka!

Otra vez tenía cara de estar más perdido que un bastardo el día del padre.
¿Por qué aquellos cadetes pensaban que este hombre era Barripower?
Aunque no lo fuera, ¿este tio era realmente piloto como hacían notar sus galones? ¡Si lleva un pedo tremendo!
Pero no estaba beodo por afición, sino por convicción: con el tiempo aprendí que estando mamao es la mejor manera de atinar con el tiro en deflexión.

"¡Ya basta de dudas absurdas!" pensé. Y me dirigí al que, finalmente, tenía que ser mi instructor.
Al ponerme frente a él, le repetí las palabras que antes le había dirigido al hombre de la barra:
-¡Camarada piloto Barripower, se presenta el recluta Nakon para recibir instrucción!
Esta vez parecía que no me había equivocado de persona.
Y me contestó:
-¡Hombre, Nakon! Pues pásame tu e-mail y te envio la documentación de las misiones del curso elemental y el curso básico, y la carpetilla con utilidades varias.

No entendía lo que quería decir con aquellas extrañas palabras. ¿E-mail? ¿carpetilla con utilidades?
Debía de tratarse del vocabulario habitual entre pilotos. Así que por no parecer que estaba perdidísimo, y dándomelas de entendido, asentía con la cebeza mientras balbuceaba cosas como "Si, si, claro, el email... para la carpetilla esa de las utilidades, si, si..."
Pero mi recién conocido instructor seguía hablando, y yo cada vez entendía menos:

-Pues nada, te lo descargas y lo practicas. Si tienes cualquier duda no te cortes y dímelo. Y cuando quieras conéctate al TS y échate unos vuelos con cualquiera de nosotros, o en el hyperlobby que así vas practicando también.

¿Descargar? ¿TS? ¿Hyperlobby?
Eso serán partes del motor de algún avión secreto de los nazis, digo yo.
Y yo seguía asintiendo con "Si, si, me lo descargo y santaspascuas, claro,... si, el TS es que es muy puñetero a 5000 metros, y el hyperlobby ese tengo entendido que no aguanta bien los picados, buuuffffffff..."
Pero el hombre seguía:
-Luego, sin prisa, cuando veas que ya dominas algún tema en offline me lo dices y si quieres lo practicamos online o cuando te veas seguro quedamos para el examen. Por cierto, te tengo que pasar la IP y el puerto para el TS.

¿offline? ¿online? ¿IP? ¿Puerto? ¿Pero qué tienen que ver aquí los puertos? ¿Vamos a pilotar un barco?
Madre mia, ¿en qué idioma hablarán estos de los Halcones Rojos? No entiendo nada.
Ya no se me ocurrían balbuceos que trataran de encubrir mi ignorancia sobre lo que me estaba hablando, y mi cara debía ser un poema.
Así que Barripower, adivinando mi flagrante fuera de juego, bajando la voz e inclinándose hacia mi, me dijo:
-No te preocupes. Pásate mañana por la Academia y lo entenderás todo. O casi. je,je,je,je

Y se dirigió a la barra, donde le esperaban otros camaradas pilotos para vaciar unas botellas de vodka (y eso que eran las 10 de la mañana....)
De la qué se iba, me dijo otra cosa que no entendí:
-¡Lo que te voy a enseñar mañana le encantará a tus nietos! ¡Coño, esto que acabo de decir o algo parecido juraría que sale en "Regreso al Futuro"!

A esas alturas, como si me hablaba en húngaro.
Decidí ahogar mis penas en vodka (vaya novedad).
Mañana sería un día duro.
Mi primer dia en la Academia de vuelo de combate en los Halcones Rojos.
A ver con qué pie empiezo!



(continuará...)

10
Academia / Pregunta sobre grado de dificultad
« en: Octubre 12, 2010, 09:22:06 pm »
Hola!

Llevo una semana volando las misiones antiguas de la academia para practicar un poco hasta que me asignen instructor.
Pero el caso es que tengo una duda:

Con qué opciones de dificultad volais en las cooperativas y en la instrucción?
Me refiero a las opciones de "difficulty" del simulador, si volais con todas las opciones marcadas (lo que sería "realistic") o hay algunas que dejais sin marcar.

Salud!

11
Historia / Sitio web con muchos documentales sobre la SGM
« en: Octubre 09, 2010, 12:26:25 am »
Hola!

No sé si conocíais esta web, pero por si acaso aquí pongo el enlace:

http://documania.iniziared.com/

Hay montones de documentales sobre la SGM.
Es una buena opción para pasar el rato en vez de ver cotilleos por la tele...

Salud!

12
General / Un saludo a todos los tovarich!
« en: Octubre 07, 2010, 01:55:19 pm »
Hola!

Soy nuevo y quería presentarme.
Me llamo Iñaki y soy de Madrid.

Hace un par de semanas que llevo leyendo vuestro foro y por fin he decidido registrarme.
Y tras algunos problemillas con el registro en la cantina, por fin he podido entrar (joer, acabo de entrar y creo que ya le debo a torero, ludmilovich y colibrí unos jamones y unas botellas de vodka).

Pero bueno, ya estoy aquí.

Un saludo a todos!!!!

Salud y república!

Perdón....

Salud y Madre Rusia!


Páginas: [1]